LA MIRADA DEL HOMBRE Y EL CURA

Redacción TancitAreando; Entre testimonios de quienes le conocieron, le escucharon predicar, vivieron de cerca y anduvieron sus caminos, hoy esta vivo en la memoria y el corazón de los fieles de Apo del Rosario la imagen y ejemplo del Sr. cura Don Lorenzo Salazar, imponente, al costado de la parroquia y santuario que el fundo, inspiro, logrando evangelizar a los pueblos de tierra caliente esta el monumento del Cura de Apo, desde ahí, su mirada se pierde en el valle, en las comunidades que le dieron su fe y amor, como el Cerrito Colorado, El pilón, El limón de la luna, Santa Ana Amatlán, Buenavista hasta Apatzingán. 

 

En estos días lluviosos el pueblito quieto y llano de Apo, celebra al Sr. Cura Lorenzo en el día de su onomástico, el 10 de Agosto, una fiesta que ya es tradición aunque no tenga tantos años de celebrase.

 

En Apo, con bellos signos y mayor significado se vive el 8 de Agosto como en ningún otro lugar del mundo, la comunidad católica se reúne con su sacerdote, para agradecer a las comunidades que dieron testimonio de su amor a la virgen del Rosario, quienes veneraron con gran devoción la bella imagen de una virgen que elevada en su trono, rodeada de teólogos, doctores de la iglesia y santos marianos. 

 

Necesitaba para ser la reina ademas de trono, una corona,  y esta corona fue elaborada con las joyas de las mujeres de toda la región, principalmente del valle de tierra caliente.

 

Cada comunidad preparo una cruz de madera de mediano tamaño, como una ofrenda la cargaron desde sus comunidades de origen, para llevarlas al pie del santuario, ríos de peregrinos inundaron las calles y callejones del santo pueblo, entraron con las cruces llenas de oro, aretes, joyas, cadenas, pulseras, anillos y monedas,  con esa ofrenda echa al santuario, el pueblo de Apo que tenia ya tiempo trabajando en los últimos detalles de su iglesia, sintió un alivio y agradecimiento por que en esos tiempos los habitantes de esta comunidad ademas de la pobreza que se vivía por la naturalidad de los tiempos, había una carestía por la falta de trabajo, sus casas eran llanas y sencillas, algunos autores las relatan y refieren como chozas.

 

A mas de 70 años de estos acontecimientos, Apo sigue agradeciendo el amor que aquellos peregrinos tuvieron por la Señora del Rosario, agradecen con un Rosario solemne, la procesión con las cruces que adornadas de flores y color, recorren nuevamente las calles de Apo, recordando como llego la ofrenda de oro a uno de los santuarios marianos mas importantes del estado de Michoacán. 

 

 

Relatos de habitantes de Apo, Patamburo y la Soledad. 

 

Religiosidad y beligerancia clerical en Michoacán julio 2016 Umsnh.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0
0
0
s2sdefault

Please publish modules in offcanvas position.